Crisis de lactancia: 3 meses de vida

Podría decir que la crisis de lactancia de los 3 meses de vida,  es quizá la prueba de fuego de lactancia materna exclusiva, por que hay varios cambios con la lactancia  estable , placentera y tranquila, que posiblemente se vivía hasta este momento; Veremos unos cambios  en la parte fisiológica de la producción de la leche,  los cuáles afectan directamente a la mamá y otros cambios relacionados con el desarrollo evolutivo del bebé. Todas situaciones normales, para algunos binomios madre-hijo, será más fácil vivirlos y solucionarlos que para otros otros.
Cambios en el bebé

Ya no pide pecho , ni necesita estar comiendo frecuentemente, la mamá le ofrece con la misma frecuencia que antes y el bebé lo rechaza, con estos mega cambios..  las madres podemos tener pensamientos positivos y otros no tanto , el problema es que si dejamos que los pensamientos negativos nos invadan, en los tres meses podemos caer en abandonar la lactancia , empezar con la eterna duda: mi leche si será suficiente? o peor aún mi hijo no quiere mi alimento, todos esos supuestos son peligrosos si lo que queremos es continuar con lactancia materna exclusiva.

Solo parecen que están comiendo bien y tranquilos cuando se van a dormir, las otras tomas pueden ser caóticas ya que se pueden tornar inquietos cuando están pegados al seno.

El bebé engorda menos, lo cual es perfectamente normal a medida que crecen.

Puede haber disminución en la frecuencia de las deposiciones del bebé, como las deposiciones en cierta medida nos indican los ingresos alimenticios del bebé, al haber disminución tendemos a pensar que los bebés no están comiendo lo suficiente.

¿Por qué ocurre?
Los bebés ya son unos expertos en tomar lo que necesitan de alimento, lo hacen tan rápidamente, que ya no se demoran tanto en el pecho, además los cambios visuales (antes veían sombras, ahora pueden identificar los rostros cercanos) , hacen que el mundo exterior ofrezca un sin fin de posibilidades para observar y sea más llamativo mirar a otras partes. En esta etapa «sueltan el seno por ver el vuelo de una mosca» y a menudo rompen en llanto al poco rato de haber empezado a mamar.

Cambios en la producción de leche
Los pechos congestivos, a veces duros , otras veces «gotiando leche» frecuentemente , pueden quedar en el olvido para muchas madres; A los 3 meses, podemos notar nuestros pechos blandos y obviamente , lo primero que solemos pensar es: se está acabando la leche!!.

¿Por qué ocurre?
la glándula mamaria está preparada para fabricar la leche en el momento que el niño la requiera, y el cuerpo tarda sólo 2,2 minutos en desencadenar el reflejo de eyección y proveer al niño de toda la leche que le hace falta. Lo cierto, sin embargo, es que los niños suelen mostrarse molestos con este cambio. Estaban acostumbrados a encontrar la cantidad de leche que ellos querían nada más con ponerse al pecho, pero ahora tienen que succionar, esperar unos minutos y volver a mamar.

¿ Qué hacer ante todos estos cambios?
Son cambios grandes, respecto a lo que estábamos viviendo en anterioridad con la lactancia, por tanto la prueba de fuego está en entenderlos , sacar nuestras reservas de confianza y paciencia,  el cuerpo materno es muy sabio y modifica el sistema de producción de leche para optimizar el proceso. La crisis de los tres meses es perfectamente superable, si entendemos estas situaciones  y las manejamos de forma adecuada. Ten paciencia, también es la crisis más larga, en algunos casos dura todo el mes,  es necesario entender que ya a esta edad la producción de leche se estabilizó en oferta y demanda, así que con mucho amor a tu bebé  y confianza todo pasará.

Entiende en llanto de tu bebé y consuélalo cuando sea necesario.

Es probable que los «opinólogos», empiecen a darte mensajes como: si estará lleno? por qué llorará tanto? y es que no duerme? .. entonces: a palabras necias, oidos sordos, si tu bebé venía aumentando bien de peso y se encuentra bien en su estado de salud, no hay de que preocuparse.

También es importante que tengas claro que no todos los bebés manifiestan estos cambios, y de hacerlo también es probable que muchas madres no los perciban y eso es magnífico, tener la información te ayudará a saber como actuar y a no sucumbir con la lactancia.

Algunos tips sobre cómo los superé 

En realidad me pareció larga y a pesar de lo que he aprendido en lactancia materna , en algunos momentos tengo que reconocer que  también dude como muchas otras madres. La lactancia entre otras cosas ha hecho que confié más en mi, no solo en esto si no  en muchos otros aspectos de mi vida.

¿cómo lo superé?

* Cuando Simón estaba irritable , cambié el lugar dónde lo amamantaba usualmente , me ubicaba debajo de cuadros u objetos que lo obligarán a visualizar algo diferente, así, él se disponía a mirar otras cosas y se concentraba en el pecho.

*Algo muy lindo, es que también, en esta etapa los bebés estiran sus manitas y nos acarician, así que muy a menudo me puse un collar llamativo, me ponía hebillas o accesorios en el cabello para que se estimulará su visión y con ello lograba obtener su atención en el pecho.

* Estuve tranquila y siempre diciéndome:  Es pasajero , no hay de qué preocuparse, y así,  ni cuenta me dí cuando terminó.

*Por último y desde que los conozco, no los dejo de recomendar NUNCA ,  el porteo y el colecho. Para mí tenerlo cerquita durante el dia y poder dormir junto a él en la noche, son piezas claves para la lactancia, las amo y me ayudaron a superar estas y muchas crisis y situaciones, no solo de lactancia.

Adaptado de : Alba Lactancia Materna.

Más información: